Usted está aquí

Separar a los animales de sus tenedores, sólo por el hecho de que éstos no sean personas incluidas socialmente, es hacerle un daño a ambos

Por: comunicaciones
Publicado el: Febrero 2021
El IDPYBA hace acompañamiento a los habitantes en condición de calle por medio de brigadas médicas, esterilización e implantación de microchip a sus animales de compañía. En el caso “Acacio” hemos recibido animales que el ha entregado voluntariamente posterior a las jornadas de sensibilización.

Bogotá, 1 de febrero de 2021 – Desde el 28 de enero se han realizado varios operativos intersectoriales de seguimiento en respuesta a las denuncias en redes sociales realizadas por el hallazgo de cuerpos sin vida de caninos en la localidad de Usaquén; así como por la desaparición del ciudadano conocido como “Acacio”. En el último operativo realizado en compañía de la Policía Nacional el 31 de enero, solo se avistaron 2 caninos ferales que huyeron ante la presencia del personal, y se programó un próximo operativo en esta semana para lograr su captura y posterior traslado. 

En ocasiones anteriores, el IDPYBA ha recibido animales que “Acacio” ha entregado voluntariamente, igualmente se le ha prestado atención médica veterinaria y donación de concentrado para sus animales. Cuando se trata de ciudadanos en condición de calle que tienen animales de compañía, el Instituto tiene como política separar al animal de la persona solamente en los casos en que es estrictamente necesario, es decir, en los casos -que suelen ser excepcionales-, en los que se evidencia maltrato o el animal presenta un mal estado de salud. 

“No se trata de separar a animales de las personas que muchas veces los han rescatado y conviven como manada. Es claro el vínculo afectivo y simbiótico que se da en la gran mayoría de los casos de convivencia de habitantes de calle y animales de compañía.  Son más que comunes los casos donde la persona muchas veces prefiere no comer para  que su animal sí lo pueda hacer y el animal es el único que lo respeta, quiere y valora  como ser humano”, afirma Natalia Parra. subdirectora de Cultura Ciudadana y Gestión del Conocimiento.

¿Cómo se realiza este seguimiento?

Se realiza a través de diferentes frentes: programas de sensibilización para que los ciudadanos entreguen a los animales voluntariamente para que sean valorados y recibidos en la Unidad de Cuidado Animal – UCA, y posteriormente puestos en adopción. Mientras tanto, a los animales que permanecen con estas personas se les hace acompañamiento con brigadas médicas, esterilización e implantación del microchip, así  como campañas de capacitación sobre el bienestar de su animal de compañía. 

En el caso de hembras gestantes, éstas les son retiradas mientras llega el momento del parto y el destete, pero luego las hembras tienen un feliz reencuentro con su tenedor, ya habiendo sido esterilizadas. Así mismo, se dota al ciudadano habitante de calle de conocimientos para garantizar mejor bienestar a su animal de compañía.

Sin embargo es sabido que este es un círculo de recepción y salida de animales para estos ciudadanos, puesto que recogen nuevamente a los animales accidentados, perdidos o incluso abandonados por sus tenedores.

 

Galería de imágenes de la noticia: