Usted está aquí

Ardillas recuperadas en el Centro de Fauna Silvestre hicieron parte de la Ruta de la libertad

Por: comunicaciones
Publicado el: Octubre 2020
El pasado lunes 19 de octubre, ocho ardillas que se encontraban alojadas en el Centro de Fauna Silvestre del Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal, fueron reubicadas en el Port Oasis Ecopark de la Sociedad Portuaria de Cartagena, un lugar que garantiza su bienestar con las adecuadas condiciones ambientales para estas especies, debido a su historia natural y origen geográfico.

Bogotá, octubre de 2020. El pasado lunes 19 de octubre, ocho ardillas que se encontraban alojadas en el Centro de Fauna Silvestre del Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal, fueron reubicadas en el Port Oasis Ecopark de la Sociedad Portuaria de Cartagena, un lugar que garantiza su bienestar con las adecuadas condiciones ambientales para estas especies, debido a su historia natural y origen geográfico.

Los animales hicieron parte de la ruta de la libertad, sin embargo, presentaban un alto grado de habituación a los humanos, por lo que fue necesario reubicarlas pues el tipo de comportamiento de este grupo de ardillas no podía garantizar un óptimo desempeño para ser liberadas en su hábitat natural; en Cartagena continuarán con su proceso de asistencia y cuidado, teniendo en cuenta su rehabilitación.

Las ardillas o Notosciurus Granatensis son miembros del género Sciurus, de preferencia en territorios neotropicales, se caracterizan por tener orejas grandes que sobresalen notoriamente sobre la corona, su coloración está marcada por un color marrón castaño rojizo oscuro y el pelaje dorsal ocráceo varía desde amarillo mate salpicado de negro hasta predominantemente negro, suelen ser de un tamaño mediano.

Esta es una especie que está presente en variedad de bosques (primarios, secundarios e intervenidos), tropicales, subtropicales y templados, asociados a cuerpos de agua; también en cultivos y zonas suburbanas y urbanas, entre los 0 - 3000 metros de altura.

En el Centro de Fauna Silvestre del IDPYBA, se lleva a cabo un proceso de valoración especial para determinar la disposición final de estos animales, se destaca la identificación del grado de habituación a los humanos, donde se realiza una evaluación comportamental periódica a diferentes horas del día y algunas pruebas de amansamiento donde puede evidenciarse si aceptan o no la presencia de las personas, si huyen o no frente a cualquier acercamiento y permitir o no el contacto directo, entre otros.

Cabe destacar que el comportamiento natural en vida silvestre de estos animales, se caracteriza por ser de una alta actividad durante el día, donde ocupan la mayor parte de su tiempo en la búsqueda de alimento y suelen ser solitarios, ya que son altamente territoriales frente a otros individuos.

“Las ardillas son animales silvestres, no son animales domésticos y al tenerlas en cautiverio como animales de compañía, alteramos la dinámica del hábitat donde se encuentran, pues esta especie tiene un papel importante al ser dispersor de semillas de diferentes especies de flora”. Indicó Criz Stephanie Hernández, bióloga del IDPYBA.