Usted está aquí

Adoptar por partida doble, una aventura con las conexiones animales

Por: comunicaciones
Publicado el: Julio 2020
En la Unidad de Cuidado Animal del IDPYBA existen parejas de animales que buscan un hogar juntos, algunas de estas historias son las de Gato y Samantha, Sakura y Robin, Benni y Calipso, Simón y Austin o Romeo y Julieta.

Bogotá, julio de 2020. La adopción es una decisión que favorece a personas y animales por igual. Es una oportunidad de mejorar el bienestar y la calidad vida de un gato o un perro en estado vulnerable y de disfrutar de los múltiples beneficios de su compañía, los cuales van mucho más allá del afecto y la alegría. Estos animales pueden ser un gran aporte a la salud física y mental.

En el Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal – IDPYBA, se entregan permanentemente animales de compañía en adopción a familias idóneas que cumplen con un riguroso proceso de revisión. Estas entregas son en su mayoría individuales, un perro o un gato por hogar; sin embargo, en la Unidad de Cuidado Animal del IDPYBA existen parejas de animales que buscan un hogar juntos, uno que les brinde cariño, bienestar, cuidado, amparo y confianza a los dos. Por sus experiencias vividas, estos perros y gatos han encontrado refugio en un compañero de su especie, ya sea en el camino de su vida antes de estar al cuidado de nuestro equipo médico y técnico o durante su tiempo el Instituto, han forjado lazos muy fuertes y romperlos implicaría estrés y un proceso de rehabilitación adicional.

Algunas de estas historias son las de Gato y Samantha, Sakura y Robin, Benni y Calipso, Simón y Austin o Romeo y Julieta. Benni y Calipso llegaron juntos a la Unidad de Cuidado Animal y realizan la mayoría de sus actividades juntos, ya que probablemente llevan compartiendo mucho tiempo, es por ello que, cuando uno de los dos se ausenta, el otro suele estar decaído y triste.

El caso de Gato y Samantha es de una amistad perruna creada en la convivencia dentro de la Unidad de Cuidado Animal, allí Gato acogió a Samantha debido a que era una cachorrita muy tímida y nerviosa al contacto con las personas, por lo que ella espera que su compañero sea siempre el primero en interactuar con su entorno y ella imita su comportamiento y se atiene a sus reacciones.

“En el IDPYBA buscamos que el bienestar de los animales esté ligado a lo que más le conviene a estos perros y gatos, por ello es importante que estos vínculos no se rompan, ya que pueden generar algún tipo de duelo adicional para los animales,” explica Carolina Alaguna, etóloga del IDPYBA.

La decisión de adoptar a un animal de compañía se vincula al compromiso y la responsabilidad de mejorar su calidad de vida, es por ello que adoptar dos amigos de cuatro patas con vínculos afectivos, garantiza una retribución de amor y alegría por partida doble, ofreciendo la oportunidad de una nueva vida juntos.

Galería de imágenes de la noticia: 
Gato y Samantha
Gato y Samantha
  • Gato y Samantha
  • Simón y Austin
  • Sakura y Robin